EL ESPACIO Y EL TIEMPO HISTÓRICOS.


Tradicionalmente, se ha enseñado una Historia que se maneja de manera lineal y que no explica las causas de los hechos; sino que basa la explicación del pasado solo en los personajes importantes, esto causa que no se comprenda el contexto donde se desarrollan los diferentes acontecimientos; es decir, el espacio y el tiempo histórico.

Para que un hecho histórico pueda ser comprendido de la mejor manera, debe de enseñarse desde un principio a tratar de entender el concepto del tiempo. En este caso, en la primaria, comenzar por ubicar lo más inmediato; la edad de los padres, de los abuelos, la transformación de las plantas, etc.

A fin de dejar atrás la explicación lineal, debemos comprender que la Historia son hechos que se relacionan con acontecimientos que sucesieron anteriormente, y que a su vez (en ese mismo momento) suceden hechos en otros paises que tienen relación con el que nos interesa, así es más facil entender las causas y el alcanze o influencia que puede tener en otros paises.

En lo referente al espacio, la forma en que simpre se ha explicado es a través de un mapa. Esto esta bien porque ayuda a ubicar las regiones y paises principales, pero también entra el factor humano para explicar porque se ha ido tranformando el espacio físico, de que manera se ha adaptado el hombre al mismo, de que manera el hombre lo ha transformado, como influyó para la formación de las sociedades, etc.

Como vez, la importancia del tiempo y espacio tiene mucho que ver en el estudio de un hecho histórico y se debe tomar en cuenta para entender lo mejor posible lo que nos interesa.

FUENTE:
Nieto López, José de Jesús. Didáctica de la Historia, editorial Santillana, México, 2001.

1 comentarios:

EDDY W. ROMERO MEZA 9 de enero de 2009, 18:19  

La adquisición de la noción de tiempo histórico en los estudiantes, es un proceso complejo y poco explorado por los docentes de ciencias sociales. Lo primero que hay que establecer es la diferencia entre “tiempo cronológico” y “tiempo histórico”. El primero, como señala A. Trepat, se encarga de “medir” (años, décadas, siglos, etc), mientras el segundo “explica” (establece periodificaciones por ejemplo). La comprensión cabal del tiempo histórico requiere también de aquello que Piaget denominaba “pensamiento abstracto formal”. Nociones como la simultaneidad, permanencia y cambio (sincronía, continuidad, ritmo), conforman el entramado de ideas que llamamos tiempo histórico. Facilitan la comprensión de los procesos históricos en sus diversos aspectos: político, económico, social, cultural, ideológico. El empleo del tiempo histórico, en conclusión, es lo que distingue (lamentablemente) a la historia que hacen los historiadores, de la historia que se suele hacer (enseñar) en las aulas escolares.

Felicitaciones por su blog.

saludos.

www.clioperu.blogspot.com

Publicar un comentario en la entrada

¿Quén soy?

Estudio el 8vo semestre de la carrera Lic en Historia, en la Universidad Autonoma de Aguascalientes, México.

Hora Mexico